Medicamentos ototóxicos

Medicamentos ototóxicos

Cuando consumimos un medicamento siempre tenemos en mente que es para mejorar nuestra salud y bienestar, y raras veces nos detenemos a considerar que estos podrían tener algún efecto secundario en el cuerpo debido a sus componentes o por la propia naturaleza del paciente.

Este es el caso hablamos de los fármacos ototóxicos, que son aquellos que pueden llegar a afectar al oído de la persona que los consume.

La mayoría de las personas desconoce los efectos de los medicamentos con estos efectos, pues suelen ser recetados solo cuando son estrictamente necesarios y suelen emplearse para tratar infecciones o enfermedades graves, sufridas por pacientes oncológicos, o con enfermedades cardíacas o renales, por lo que la mayor parte de la población nunca llega a consumirlos.

Algunos productos ototóxicos solo afectan a la audición temporalmente, y al suspenderlos el oído vuelve a la normalidad o mejora.

Con respecto a sus efectos podemos decir que depende de la intensidad de cada fármaco, algunos productos ototóxicos solo afectan a la audición temporalmente, y al suspenderlo el oído vuelve a la normalidad o mejora, mientras que en los casos más extremos es posible que se den efectos permanentes e incluso irreversibles en el oído interno.

Es importante destacar que existen algunos factores que pueden ocasionar que el efecto de los medicamentos sea más grave, por eso al momento de recetarios se debe tener en cuenta la edad del paciente, ya que los niños y ancianos suelen ser más propensos a sufrir sus efectos, si existe alguna predisposición genética o desconocimiento con respecto al estado de su oído.

También se debe tener en cuenta pacientes con insuficiencia renal o cardíaca, en especial si ya han tenido tratamientos con estos fármacos, y personas que hayan tenido lesiones auditivas con anterioridad.

Fármacos ototóxicos

Para estar prevenidos con respecto a estos medicamentos que pueden afectarnos de manera tan relevante, es necesario conocer cuáles son los fármacos que producen este efecto secundario.

A continuación detallamos los fármacos ototóxicos más comunes, y a los cuales debes estar atento en el caso de que se necesitaran consumirse.

Medicamentos que pueden causar lesiones auditivas temporales:

  • Ácido Acetil-Salicílico: Se encuentra en forma de Aspirina y son peligrosos en dosis muy elevadas o frecuentes. Se usa habitualmente como antiagregante plaquetario.
  • Antimaláricos: Presente en la quinina, la cloroquina, y la pirimetamina.

Medicamentos que pueden causar lesiones permanentes en el oído:

  • Atibióticos aminoglucósidos: Como la gentamicina, la estreptomicina, neomicina y netilmicina.
  • Diuréticos de asa: Entre ellos la piretanida, la bumetadina, y la furosemida.
  • Citostáticos: Como el cisplatino, la ciclofosfamida, la bleomicina, la vincristina y el carboplatino.
  • Antibióticos macrólifos y sus derivados: Aquí encontramos la clindamicina, la claritomicina, la eritromicina y la azitromicina.
  • Antibióticos glucopeptídicos: Entre ellos la vancomicina y la teicoplanina.
  • Betabloqueantes: Propanolol y practolol.

Listado actualizado de medicamentos ototóxicos

Si vas a consumir algún medicamento que contenga estos principios activos, lo más adecuado es que consultes con tu médico y que este te advierta sobre las posibles consecuencias. De esa manera sabrás cuáles son las dosis recomendadas que no deberías exceder para no sufrir los posibles efectos secundarios de estos medicamentos.

Síntomas de pérdida auditiva

En el caso de que ya estés consumiendo algún medicamento ototóxico o si bien lo ingeriste durante algún tiempo y te preocupa estar sufriendo sus efectos en la audición, te detallamos una serie de los síntomas más comunes y que de detectarlos deberías acudir con tu otorrino de confianza.

  • Acúfenos o Tinnitus: En este caso el paciente comienza a notar zumbidos constantes en los oídos tras ingerir el medicamento.
  • El paciente sufre daños en la cóclea, lo que afecta la calidad de su audición tanto unilateral como bilateralmente.
  • El paciente puede experimentar pérdida del equilibrio, la cual se da por algún daño en la estructura interna del oído.

Ante cualquiera de estos síntomas al consumir un medicamento de los considerados ototóxicos, lo recomendable es suspender su uso e indicarlo al médico que lo recetó.

En el caso de que sea automedicado, aspecto que no recomendamos bajo ningún concepto, acuda al doctor para una evaluación y asegurarte de que no haya consecuencias permanentes.

Utilizar fármacos que pueden tener efectos secundarios en nuestro organismo es un riesgo, especialmente cuando no contamos con la supervisión de un médico, y es por ello que consideramos fundamental que el profesional evalúe los pros y contras del uso de cualquier fármaco antes de ser consumido.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH