Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB)

Diagnóstico del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno

Es la causa mas frecuente de vértigo y constituye aproximadamente un 20 a 25% de los vértigos del oído interno. Se produce al adoptar una posición corporal y cefálica desencadenante. Se desconoce en bastantes pacientes su factor causal, aunque en otros casos es provocado por un traumatismo previo, infección viral, entre otros.

Es la causa mas frecuente de vértigo y constituye aproximadamente entre un 20 a 25% de los vértigos del oído interno.

El desplazamiento de las otoconias que son unas partículas que se desprenden de la mácula del utrículo (en el aparato vestibular), al penetrar en alguno de los canales semicirculares, principalmente el canal posterior, conlleva el desplazamiento de la cúpula del canal semicircular y ello provoca nistagmo y vértigo de segundos de duración de tipo posicional, al tumbarse en la cama, al incorporarse, al agacharse, etc.

Diagnóstico del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno

El VPPB se diagnostica sin necesidad de exploraciones instrumentales especiales, mediante la observación de un nistagmo (movimiento del ojo) que según sus características nos indica el canal semicircular afectado.

Este nistagmo se objetiva al realizarle al paciente unas maniobras de provocación en la consulta. La de Dix-Hallpike para los canales semicirculares posterior y superior. Mientras que la de McClure es para objetivar un vértigo de los canales semicirculares horizontales. El más frecuente es el que afecta al canal semicircular posterior (csp) en aproximadamente el 90% de los pacientes que sufren VPPB.

Tratamiento del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno

El tratamiento de elección es la maniobra de reposición de partículas o maniobra de Epley para el (csp).

Maniobra de Epley

Esta consiste en realizar distintos giros de la cabeza y corporal. Estos movimientos hacen que las partículas (otoconias) recorran este canal hasta que finalmente caigan al utrículo. La mejoría respecto al vértigo es significativa después de este tratamiento en más del 80% de los casos.

En ocasiones es necesario repetirla si el paciente presenta nuevamente episodios de vértigo posicional o realizar otro tipo de maniobras como la de Semont o ejercicios de Brandt y Daroff.

La mejoría respecto al vértigo es significativa después de este tratamiento en más del 80% de los casos.

En algunos pacientes otros canales son los afectados necesitándose para la resolución del vértigo efectuar otras maniobras específicas para el canal horizontal (maniobra de Lempert), o para el canal superior. Cuando el vértigo es persistente ante el fracaso de las maniobras después de meses, y si el paciente se encuentra incapacitado, se indicará el tratamiento quirúrgico como es la oclusión del (csp) solo en casos excepcionales.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH