Disfonía, Afonía o Ronquera

De todos es bien conocida la importancia de la voz en la comunicación entre las personas. La voz nos sirve para comunicarnos, pero también transmite abundante información sobre la persona. Su sexo, edad aproximada, lugar de origen por el acento, sus sentimientos de alegría o pena, intranquilidad o nerviosismo. Es en suma como una tarjeta de visita o carta de presentación del individuo, de ahí la importancia de su cuidado y eventual tratamiento en caso de alteración de la misma.

El fino equilibrio existente entre todas las estructuras que sirven para producir la voz, especialmente las cuerdas vocales, puede romperse y aparecen entonces las disfonías o perturbaciones en la voz de origen fundamentalmente laríngeo. Los términos coloquiales más empleados son el de ronquera y afonía, que en realidad se refiere a la ausencia de la voz, a una voz aérea soplada prácticamente inaudible.

La disfonía se presenta de múltiples formas, cambios en el tono de voz, en el timbre, voces más graves, opacas, menos limpias, con dificultad para alcanzar tonos agudos, voces con tendencia a la fatiga, con dificultad para hablar o cantar durante largos periodos de tiempo o en ambientes ruidosos.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH